08 / 04 / 2011
FALLECE NILO

Guijuelo2 Abanico Nilo

Ayer falleció Nilo. Este es el titular de una noticia que todos hubiésemos querido no contar, pero las dos operaciones a las que fue sometido no han sido suficientes para lograr curarle del tumor que tenía en los senos paranasales.


Nilo siempre ha sido algo más que un caballo para la familia Bedoya-Bayarre por eso, e l mejor homenaje que le podemos hacer es explicar en palabras de Marta, la madre de Curro , la historia de ese gran caballo llamado Nilo.


" Nilo llegó a la finca cuando tenía un año y ya apuntaba maneras. En un principio, se compró por la espectacularidad de su capa perla pero prontó pasó a deslumbrar también por su personalidad. Desde el primer momento se entendió con Curro a la perfección. Inteligente, valiente,  alegre, juguetón y muy torero, eran adjetivos que le definieron desde los comienzos. Era el reflejo de las cualidades de su dueño, entendiéndose a la perfección.


Juntos, consiguieron cortar orejas cada tarde, y su sola presencia en la plaza ya nos tranquilizaba a todos un poco, porque le daba igual el tamaño de la plaza o las condiciones metereológicas, salía a la plaza con su trote tan particular para deslumbrar con su porte y su doma.


En 2009 le diagnosticaron un tumor en los senos paranasales y fue operado en el Hospital Alfonso X el Sabio, pudiendo comenzar la temporada 2010 en plena forma. Su última corrida fue un recital de torería y valentía, poniendo varios pares a dos manos que dejaron con la boca abierta a los espectadores de la plaza de Valencia de Don Juan. Durante la temporada 2010, cada tarde que le veíamos torear sentiamos que podía ser la última y en todas ellas dió la talla, dió su talla.


Al acabar la temporada, la revisión a la que fue sometido no fue satisfactoria, por lo que tuvo que entrar de nuevo en quirófano, recuperándose muy pronto y dejando asombrados a todo el personal del hospital. Durante sus dos etapas hospitalizado, su alegría consiguió encandilar a todos, convirtiéndose en el Rey de los veterinarios y alumnos.


Los últimos meses los ha pasado en libertad en el campo, en compañía de Dorada, la yegua con la que comenzó a torear Curro, marchándose sin una sola cornada en su cuerpo y dejándonos a todos momentos únicos que nos han hecho soñar con el triunfo de su dueño.


Nos quedan grandes momentos en el recuerdo, y nos queda su descendencia, la potra "Princesa".


Muchas gracias al Tito Antonio por cuidarle todos estos años, gracias a la veterinaria Elena García Seco por haber conseguido que le disfrutaramos dos años más y gracias a todos aquellos que han sentido su pérdida."


 


Foto_19






volver