04 / 09 / 2012
EMOCIONANTE TARDE EN MOTILLA DEL PALANCAR

Img_1463 Img_1859

En muchas ocasiones el mayor reconocimiento para un torero no viene en forma de trofeos sino con los aplausos de un público que logran emocionarte y que te alientan a seguir luchando.


Esto es lo que sucedió el sábado en Motilla del Palancar donde tras dos buenas actuaciones de pureza y sobre todo de emoción lograron levantar de sus asientos a los aficionados allí presentes.


Logró levantarlos en el primer toro, gracias a pares de banderillas como los que puso con Gallito, con quien enceló al novillo de lado recorriendo el ruedo con mucha templanza. Continuó la faena a lomos de Excalibur, con quien hizo dos quiebros de manual de toreo al esperar en el extremo opuesto de la plaza al novillo y ponerle dos pares en lo alto. El toreo más clásico llegó con Triunfador, al poner dos pares de banderillas a dos manos, uno de ellos cortas. El primer rejón de muerte a pesar de estar en lo alto, no fue suficiente teniendo que poner un segundo rejón certero. A pesar de las fuertes peticiones, el presidente negó injustificadamente unas orejas ganadas en la plaza y pedidas por el público.


En su segunda faena, igual que en el anterior, fue suficiente un solo rejón de castigo. Toda la faena la tuvo que hacer en las tablas empleándose para sacar lo máximo posible al novillo que le había tocado en suerte. Según estaba desarrollándose la corrida, Curro consideró conveniente sacar a Chaparrito para hacer dos buenas elevadas y culminarlas con dos pares al pitón contrario de mucho riesgo al sacar al novillo de las tablas. El segundo tercio, terminó con Manolito con quien puso dos pares al violín. Dos pinchazos privaron a Curro de obtener trofeos.


No obstante, el cariño del público se obtuvo con los fuertes y largos aplausos que dieron a nuestro rejoneador y que provocaron que saliera emocionado a saludar en el centro de la plaza, pasando a ser ya la localidad de Motilla de Palancar una plaza para el recuerdo.


Img_1445
Fotos cedidas por Pedro Manzanares (Motilla del Palancar)






volver