11 / 09 / 2013
BUEN DEBUT EN NAVALCARNERO

Buenas vibraciones las vividas ayer en la plaza de toros de  Felix Colomo Navalcarnero, donde nuestro rejoneador Curro Bedoya dejo buenas sensaciones al público asistente. Destaco en el festejo, su caballo estrella de banderillas Gallito al torear de costado a su oponente.


El rejoneador abrió plaza con su caballo “Lagartijo “parando su toro en el centro del ruedo como viene siendo habitual en este animal, Curro puso dos rejones de salida en todo lo alto bien juntitos, entre rejón y rejón Bedoya toreo con la banderola de los rejones para probar la fuerza del astado para pasar al tercio de banderillas. Con los palitroques salió ese caballo llamado “ GALLITO “ que estuvo toda la tarde sensacional como viene siendo, banderillas de frente, llevar al toro pegado a la grupa y el torear con los costado en sendos pares. En este tercio también sobresalió “CHAPARRITO “ese caballo bayo que pone al público enloquecido cuando  equino y jinete se mantienen  arriba segundos. Curro Bedoya puso dos pares de banderillas  de frente a pitón contrario precedidas de esas elevada que hemos comentado. A continuación salió “TRIUNFADOR” también unos de los caballos estrellas de la cuadra, para poner un par a dos manos y proseguido de otro par a dos manos cortas. Terminando con el típico abanico que vuelve loca a la gente. Curro cogió el rejón de muerte para terminar una  faena inventada y trabajada, un rejón en todo lo alto hizo caer al toro. Público y presidente le otorgaron con una oreja.


El siguiente oponente de la tarde se lidio por colleras donde Martin Burgos y Curro Bedoya deleitaron al público. Curro Bedoya saco a “LAGARTIJO “donde puso un rejón en todo lo alto, en banderillas salió “GALLITO” para poner dos pares de banderillas de frente, ya en el último tercio salió “MANOLITO” para poner sendas banderillas cortas. Un rejonazo de Martin Burgos en todo lo alto no fue suficiente para que el toro cayera, Curro tuvo que emplearse con el descabello donde a la primera no fallo. El público pidió existentemente los trofeos y el presidente no dudo en conceder dos orejas.








volver