09 / 07 / 2015
HASTA SIEMPRE DORADA

El día de ayer fue un día triste en casa Bedoya. Fallecía la yegua Dorada con la que Curro Bedoya comenzó a torear.


Con la muerte de Dorada, se termina un ciclo. El ciclo marcado por los grandes caballos toreros con los que en sus comienzos Curro Bedoya deleitó al público.


Pero el recuerdo de Dorada seguirá durante mucho tiempo porque además de gran yegua torera, fue la madre de otros grandes caballos toreros como Dorado, Tuareg, Zahara, Princesa e Ilusión.


“Su capa dorada, como su nombre y su mirada, se quedarán en mi memoria, con el orgullo de haber podido disfrutar de su carácter y su pureza”, ha manifestado el rejoneador horas después de su muerte.








volver