16 / 09 / 2015
CURRO BEDOYA Y GINÉS CARTAGENA 20 AÑOS DESPUÉS

La tarde del sábado, fue una tarde emotiva al compartir cartel por primera vez en una plaza de toros, Curro Bedoya y Ginés Cartagena, hijos de dos grandes toreros a caballo, que como es bien sabido, hicieron historia y marcaron una época en el mundo del rejoneo. Ambos demostraron que sigue siendo un cartel que da mucho juego y que no defrauda.


Curro Bedoya consiguió animar al público con su toreo pese a la gélida temperatura de la localidad conquense y consiguió cuajar dos grandes faenas, que fueron malogradas con el rejón de muerte.


Curro Bedoya salió para recibir al primer  toro de la tarde, a lomos de “lagartijo” poniendo dos rejones en todo lo alto. Con “gallito” salió para poner tres banderillas dos  de  frente y una al violín. Con “Manolo” salió en el último tercio para poner un par de banderillas a dos manos seguido  de dos cortas y el abanico. Bedoya pasó a coger el rejón de muerte, dos pinchazos en todo lo alto y un rejonazo no fue suficiente para que el animal cayera al suelo y tuvo que usar el descabello.  El público le premió con una ovación.


Su segundo toro fue recibido a lomos de “Mágico” con el que colocó un rejón  de castigo en todo lo alto. Curro sacó a “Triunfador” para poner tres banderillas de frente y torear con los costados simulando una muleta. A lomos de “CHAPARRITO” puso un par de banderillas de frente a pitón contrario despacio y muy templados seguidos de unas elevadas. Para el último tercio Curro  saco a “Tuareg”, puso un par a dos manos largas, y después, dos banderillas cortas y una rosa. Dos  pinchazos en todo lo alto y un rejonazo de muerte en todo lo alto hizo que el toro cayera al suelo y el público le premiara con una gran ovación.


 El quinto de la tarde fue regalado por el empresario para los dos jóvenes rejoneadores que deleitaron con una gran faena, dando un buen espectáculo, y, recordando todas las veces que sus progenitores torearon  mano a mano por colleras, el público los premio con las dos orejas y puerta grande para los dos rejoneadores.


 








volver