14 / 09 / 2016
Curro Bedoya torea en Yepes

Curro Bedoya volvía a Yepes 8 años después para formar parte de una corrida mixta, en la que alternó con Julio Benítez “El Cordobés “y “Michelito”.


Los novillos corrieron el encierro por la mañana y fue en ese momento, cuando se comprobó que los ejemplares no reunían lo exigido reglamentariamente; asimismo tampoco eran lo pactado con el empresario. Aun así, Curro Bedoya decidió torear porque no quería dejar al público plantado, dando la cara a pesar del riesgo que conllevaba para sus caballos y para su imagen.


Por este motivo, la corrida fue muy deslucida para todos y esto unido a los problemas administrativos con la empresa, provocó que la corrida empezara más de media hora tarde.


En términos estrictamente taurinos, reseñar que la corrida comenzó con Curro Bedoya que recibió el ejemplar a lomos de su caballo colina “Mágico” parándole en el medio y pegando varios muletazos con la grupa, para después dejar un solo rejón de salida en todo lo alto. Para banderillas salió primero con unos de sus caballos estrella “Gallito” para correrlo a dos pistas por el ruedo y acabar poniendo un par de banderillas de frente, en el segundo un tierra a tierra y un baile acabo con un buen par de banderillas de frente. “Chaparrito” fue el siguiente equino en salir al albero del ruedo, para poner sendas banderillas a pitón contrario con varias elevadas que encantaron al público. Para el último tercio Curro sacó a su caballo “Bacardi” que le está dando seguridad en este tercio tanto en banderillas como a la hora de matar, y puso dos pares de banderillas unas largas y otras cortas, y después dos cortas y una rosa. En el último tercio no estuvo acertado y un pinchazo en todo lo alto y medio rejón fue suficiente para que el astado callera al suelo. No recibió premio.


Bedoya salió a recibir a su segundo ejemplar  con “Mágico” para colocar un solo rejón a un astado desatento y rajado ya de salida, con mucho nervio pero poca bravura ya que no embestía y cuando lo hacía era con mucho peligro y poca nobleza. En banderillas con  “Triunfador” puso dos pares de banderillas de frente acompañado de un paso español a un animal que esperaba mucho y recortaba a partir del segundo tercio. No obstante, siguió con su lidia y sacó a “Tuareg” para poner dos banderillas cortas y después pasar al rejón de muerte con el que se le complicó porque el ejemplar esperaba mucho y daba fuertes embestidas. La faena se quedó en un simple silencio.


 “Ha sido un día muy complicado desde el principio con muchos problemas que ponen énfasis en la complicada situación del mundo del toro, aún a pesar de querer actuar con rigor y con fidelidad a los valores. Volvía con muchas ganas a Yepes para demostrar mi experiencia de estos 16 años toreando pero no pudo ser, espero tener otra oportunidad para resarcirme en el futuro”.








volver